webempresa

Ejemplos de textos para páginas web

Antes de lanzarte a crear tu página web debes tener preparados tus textos. Asegurarte de que explicas bien lo que haces sin resultar aburrido. Hay infinidad de cursos que te enseñan a hacerlo pero aquí vamos a darte un esquema sencillo a seguir y varios ejemplos para que puedes inspirarte.

Seguramente te asalten muchas dudas:

  • Con qué palabras vas a trasladar a tu cliente tu propuesta de valor (la razón por la que van a comprarte)
  • Cual es el tono adecuado (formal, cercano, sobrio, desenfadado)
  • Cómo le vas a hablar en cada canal (web, redes sociales, email)

No es tan complicado, solo tienes que saber las necesidades y deseos de tu cliente y las emociones con las que puedes trabajar.

¿Cómo vas a hablar a tu cliente?

Debes alejarte del tono corporativo. Ese en el que parece que estás hablando para la prensa.

Debes tener siempre en mente a tu cliente. Como si le estarías hablando a él en persona o por teléfono, respondiendo a sus dudas.

Es mejor pecar de cercano y desenfadado que ser demasiado serio y distante.

En primer lugar necesitas conocer bien a tu cliente. No me refiero a datos demográficos, gustos o estilo de vida. Eso puede ayudar pero no es lo fundamental.

Me refiero a conocer qué es lo que más valora de ti o dicho de otra forma qué es lo que espera obtener de ti.

Los clientes de un gimnasio pueden esperar que les ayuden a estar en forma y adelgazar y para esto requieren que de alguna forma les motives a mantener sus hábitos en el tiempo.

Otro grupo de clientes en el mismo gimnasio quizás quieran ganar masa muscular. Para ellos es necesario saber que tienen un experto a su lado que les motive para dar el máximo en cada entrenamiento.

Debes conocer las emociones con las que puedes trabajar. Todo el marketing se basa en emociones debido a que todas las decisiones se toman a nivel emocional. Esto no lo decimos nosotros, el neuromarketing se ha encargado de estudiar qué partes del cerebro se activan cuando tomamos decisiones y la parte racional no es la más activa en estos casos.

Aquí es donde un gurú del marketing diría aquello de «Cocacola no vende bebidas, vende felicidad».

La realidad es que hasta el negocio más convencional tiene emociones a las que puede apelar como por ejemplo: Seguridad, tranquilidad, cercanía, amabilidad.

Y negocios un tanto menos convencionales pueden apelar a emociones como: diversión, pertenencia a un grupo, estatus.

Volviendo al ejemplo del gimnasio. Qué tal si a ese grupo de clientes que quieren estar en forma les hablan de: lo divertidas que son las clases colectivas donde los alumnos aseguran que son la mejor forma de desconectar del trabajo y pasar un buen rato, que participarás en nuevas actividades cada mes para no caer en la monotonía.

A los alumnos que quieren ganar masa muscular les hablan de que sus entrenadores se van a asegurar de que hagas los ejercicios de forma correcta para no lesionarte y de que su sistema está probado y garantiza resultados en pocos meses.

¿De qué vas a hablar en los textos de tu web?

Nadie quiere oír acerca de lo maravillosa que es tu empresa, su compromiso con el cliente, tu equipo multidisciplinar y el resto de frases hechas que nadie lee y a nadie le interesan.

Habla sobre los siguientes temas:

  • ¿Cuáles son las dudas habituales de tu cliente?
  • ¿Qué soluciones piensa que le puedes aportar?
  • ¿Qué miedos tiene acerca de tu servicio? ¿Qué piensa que puede salir mal?
  • ¿Cómo vas a mejorar su vida? ¿Cómo le vas a hacer todo más fácil?

En base a esas preguntas y otras similares debes crear tu contenido, los textos de tu página de inicio, de cada página de producto o cada rincón de tu web.

¿Cómo crear los contenidos del blog de tu web?

Al igual que en el resto de la web, tu cliente quiere que hables sobre sus problemas y sus inquietudes.

Quiere además que vayas directo al grano y te expliques de forma clara y organizada.

Lo que el lector de un blog u otro medio como un canal de YouTube o un podcast quiere encontrar es:

Entretenimiento, diversión, conocimiento, resolver problemas, mejorar su vida en algún aspecto e interactuar.

Redactar un texto de unas 500 palabras que realmente aporte valor es un trabajo de unas 4 o 5 horas. Necesitas recabar y ordenar información, darle forma al texto para que no resulte aburrido, corregir errores, añadir fotos y más.

¿Cómo crear el microcopy de tu web?

Los microcontenidos o microcopy son los textos cortos que se utilizan en encabezados, llamadas a la acción, botones, asuntos de emails, banners y anuncios de todo tipo.

Por lo general no se les presta la atención necesaria y son totalmente cruciales para llegar al usuario.

En estos microcontenidos debes ser capaz de unir todo lo visto anteriormente: Hablar de los problemas del cliente, usar emociones cuando sea posible, usar un tono cercano y acorde con tu estilo.

Este es un trabajo muy importante que muchas veces acaba en manos de alguien que no está en contacto con los objetivos de marketing ni con la filosofía de la empresa.

Este sería sería un buen ejemplo que reúne todo lo visto en este post:

ejemplo como crear texto para tu web copy
fuertafit.com

En este microcopy, con muy poco texto, se tocan varias emociones y se resuelven posibles dudas de clientes:

  • Incluye en una línea todo lo que incluye el programa (entrenamiento + nutrición + motivación). Es muy posible que el principal problema del cliente es que no encuentra motivación para hacer ejercicio.
  • «Consigue un cambio de una vez por todas» alude de forma indirecta a que este programa sí ofrece resultados. El cliente puede estar frustrado por no conseguir resultados con otros métodos.
  • La oferta alude a una fecha límite concreta. Esto es muy habitual en marketing y se conoce como «miedo a quedarse fuera» o FOMO por sus siglas en inglés. Suele funcionar como último empujón para tomar una decisión.
  • Crea su propio lenguaje muy desenfadado («fuertacos», «ofertaca») esto inconscientemente nos pone dentro de una tribu o comunidad. Una de las emociones más fuertes del marketing.
Recursos para Emprendedores